INTERIORES WABI SABI

Ver la belleza donde otros no la advierten.

Este término enfatiza la aceptación de lo transitorio, de la naturaleza y de la melancolía, que llevan consigo lo imperfecto y lo incompleto en todo, desde la arquitectura e interiorismo, hasta las piezas de cerámica, pinturas o la vida misma. Wabi significa “la elegante belleza de la humilde simplicidad” y Sabi significa “el paso del tiempo con su inevitable deterioro”. Estos dos términos se unieron para formar una idea fundamental en la cultura japonesa. La predilección por lo imperfecto, lo defectuoso y lo inacabado.

Imagen de Pinterest

Tanehisa Otabe, profesor del Instituto de Estética de la Universidad de Tokio, sugiere que el antiguo arte de wabi-cha, un estilo de ceremonia del té establecido por los maestros del té Murata Juko y Sen no Rikyu de finales del siglo XV, puede ser donde encontremos el origen del wabi-sabi.

Al elegir la cerámica japonesa común, en vez de los famosos y perfectos ejemplares importados de China, estos hombres desafiaron las reglas de la belleza. Se preferían piezas imperfectas y esto involucra el hecho de apreciar la naturaleza del material en la creación de la pieza, aceptación y ensalzamiento del paso del tiempo y de la unión con nuestro entorno.

Imagen de Pinterest

Así el wabi sabi nos quiere mostrar que: nada es perfecto, que nada es permanente y que nada está completo. Nos enseña a aceptar desde la serenidad el ciclo natural de nacimiento, crecimiento y deterioro de la vida.

El Wabi Sabi en decoración trata de eliminar aquellas cosas innecesarias, dejar sólo lo que resulta esencial. Siempre dando cabida a piezas antiguas con un valor sentimental e inspirador. No es un estilo que podamos crear desde cero con cosas nuevas, es más bien algo que se forjará tras los años y sabiendo apreciar la belleza en aquellas piezas viejas, o incluso deterioradas o desgastadas.

Imagen de Pinterest

Lo que determina un estilo Wabi Sabi en decoración es el amor por la imperfección. Aprovecha todas aquellas piezas que están rotas para arreglarlas y lucir su belleza, venera la autenticidad por encima de lo nuevo y reluciente e impecable.

Se aprecian las manchas en paredes o en piezas de madera, óxidos en piezas metálicas, hendiduras, deshilachados en los textiles. Busca huir de las proporciones perfectas y la simetría. Intenta que tus espacios inspiren sencillez y humildad. Utiliza materiales naturales como la madera, el lino, el algodón, el cáñamo, la piedra, la cerámica. Recupera piezas de tus antepasados, muebles antiguos pero de gran calidad.

La paleta de colores que utiliza son los inspirados en la naturaleza, marrones, negros, verdes, terrosos, sin brillos ni ornamentos. La iluminación suele ser acogedora, incluso tenue en algún caso, para crear una atmosfera íntima.

Wabi Sabi, belleza sorprendentemente suave, pero no obvia…

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *